La cuestión de confianza, está regulada en el artículo 112 de la Constitución Española.

Esta institución (la cuestión de confianza) es la renovación de la confianza parlamentaria en el Presidente del Gobierno.

La razón de ser de la cuestión de confianza, proporciona la oportunidad de crear una nueva mayoría o ampliar la anterior garantizando así la unidad parlamentaria a la hora de legislar, y por tanto una tranquilidad gubernamental. Si el congreso ha perdido la confianza en la figura del presidente y no ha podido ser retomada por éste, la cámara le exige responsabilidad política y deberá presentar la dimisión de forma obligada. El Presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros, es el que tiene la legitimación de forma exclusiva para presentar la cuestión de confianza.

La iniciativa corresponde al Presidente del Gobierno, y es presentada en "escrito motivado ante  la Mesa del Congreso de los Diputados, acompañado del correpondiente certificado del Consejo de Ministros que demuestre la existencia de la deliberación previa" dice Balaguer.

Una vez admitida a trámite, el Presidente del Congreso dará cuenta del mismo a la Junta de Portavoces y convocará el Pleno.

Una vez finalizado el debate, la cuestión será sometida a votación pasadas veinticuatro horas obligatoriamente, desde la presentación de ésta. Para que el presidente pueda obtener la confianza deben apoyarla la mayoría simple del Congreso de los Diputados. Es decir, más votos a favor que en contra del total de votos emitidos.

Pueden pasar dos cosas: que se alcance la mayoría simple o no.

  • Si el presidente obtiene la confianza, no se altera a la situación que había anteriormente.
  • Si el presidente no obtiene la confianza, el Gobierno presentará la dimisión ante el Rey.

Búsqueda

Tweets relacionados